Tipos de bombas centrífugas


La bomba es un dispositivo que permite la elevación o trasiego de líquidos, suministrados con diversos diseños y modos de funcionamiento. Básicamente, puede dividirse en categorías según los dos principios de funcionamiento esenciales: Bombas de desplazamiento positivo y bombas centrífugas. En este artículo se incluyen sólo las bombas centrífugas.

Las bombas centrífugas se destinan a varios fines en edificios residenciales:

• Los circuladores se utilizan para hacer circular el agua en sistemas cerrados que producen calor, aire acondicionado y agua caliente

• Los sistemas de presurización aumentan la presión del agua fría en el sistema y se utilizan como bombas de condensado para calderas de vapor

• Las bombas de abastecimiento de agua se utilizan normalmente para suministrar agua a partir de agujeros, y existen versiones para la instalación subterránea o la superficie

• Algunas bombas centrífugas se utilizan exclusivamente con fines industriales o para aplicaciones de aguas residuales

En 1689 el físico Denis Papin inventó la bomba centrífuga. Hoy en día, este tipo de bombas es uno de los más utilizados en todo el mundo. El principio de funcionamiento de una bomba centrífuga es simple: el líquido se conduce hacia el núcleo del impulsor y se distribuye, a través de la fuerza centrífuga, a la periferia de éste. La construcción es robusta, simple y poco costosa; su alta velocidad permite conectar la bomba directamente a un motor asincrónico.

La bomba centrífuga garantiza un caudal equilibrado, y se puede acelerar fácilmente sin provocar daños en el equipo.